Normalmente asociamos los ronquidos con un inconveniente para la convivencia y el descanso nocturno ya que, si nuestro compañero de dormitorio ronca demasiado se convertirá en todo un