A veces a los perros, como a los niños pequeños les parece que basta con cerrar los ojos y ¡ya está! ¡nadie los ve!. Algunos son sencillamente unos