El olor de las axilas es como un subproducto incómodo que no discrimina y nos acecha a todos. Claro, todo, desde la pubertad hasta el consumo de más alcohol