Los pantalones que se te pegan al cuerpo por la infaltable corriente estática, los zapatos que te aprietan, tu camiseta favorita que se encogió después de la primera lavada; todos estos problemas ya pueden quedar en el pasado. Sólo tienes