El chicle es uno de los caramelos más apetecido por los niños, pero más prohibido por algunos padres y dentistas y no están del todo equivocados. Mascarlo sí