Si constantemente sueles morderte la piel de las uñas, de los labios o del interior de las mejillas lo más probable es que sufras de dermatofagia, un trastorno