Una de las cosas más desagradables del verano es el mayor riesgo de deshidratación. Pero no es solo el calor lo que puede deshidratarte, también puede ocurrir como