¿Quién no se ha trasnochado terminando un trabajo o ha tenido que levantarse sin dormir lo necesario? Muchos lo han hecho y, aunque se trata de un hábito