Si has llegado hasta aquí es porque seguramente seas una de esas personas que cada 1 de enero tiene claro cual es su propósito de ese nuevo año: dejar