Los lípidos tienen un papel fundamental en la salud. Son esenciales en la reserva energética del organismo e intervienen en procesos importantes, como por ejemplo en la regulación