Cuando sientes que te arde la cabeza y no necesitas pastilla necesaria a la mano, te sientes como en un callejón sin salida. Pero no es así. Existe