La forma en que comienzas el día a menudo dicta cómo te sentirás y cómo te comportarás durante todo el día. Los humanos lo saben desde hace milenios.