Y es que no, es imposible ser tan frágil y pequeñito. Los hijitos pequeños de varios animales, salvajes o no, tienen en común ser muy bonitos, y más