La buena alimentación es clave tanto para la salud física como para la salud mental. Tener unos hábitos saludables permiten que el organismo se mantenga sano y protegido.