Una ola de calor de verano mortal se está extendiendo por muchas partes del mundo. Las temperaturas en los Estados Unidos y Canadá, en particular, se están disparando