El formaldehído, el monóxido de carbono, el triclorotileno y el amoníaco son toxinas peligrosas que se pueden hallar en un hogar promedio, según un estudio de la NASA Clean Air. Por ello es bueno tener grandes ayudantes de nuestro lado, y las plantas