Nuestros hábitos son, en gran medida, un reflejo de nuestras peculiaridades psicológicas individuales. Es por eso que los gestos pueden revelar mucho sobre el estado de ánimo en un momento concreto de una persona. No en vano, el análisis del comportamiento no tiene