Rutina de cuidado facial en 5 pasos

El mundo del cuidado de la piel puede parecer abrumador a primera vista pero no tiene por qué serlo.
Por eso, hemos hecho esta guía para crear tu rutina diaria de cuidado de la piel. Dedicarle unos minutos al día puede lograr cambios impresionantes a largo plazo, y tu piel te lo agradecerá.
Pero ¡cuidado! El orden en el que aplicas los productos define cómo tu piel los absorber y el efecto que tendrán (o no). La regla de oro a tener en cuenta es: aplica los productos en orden de textura más ligera a más densa.

LOS 4 PASOS ESENCIALES PARA UNA PIEL MÁS SANA
✨Frecuencia para cada paso: 1-2 veces por día✨

PASO 1: LIMPIA
Es imprescindible que tu cara esté totalmente limpia antes de seguir con el resto del tratamiento.
Lo ideal es limpiar la piel dos veces al día: por la mañana (para quitar el exceso de sebo que se produce al dormir) y por la noche (para quitar las impurezas y los restos de maquillaje).
Si te maquillas, quítate el maquillaje con un limpiador sin sulfatos ni detergentes, para evitar que deje tu piel con un efecto seco.
Si no te maquillas, no te olvides de limpiar tu cara igualmente. La polución diaria deja impurezas en tu piel que puedes quitar con agua micelar.

PASO 2: TONIFICA
Cuando tonificas tu piel, la preparas para absorber el resto de los productos del tratamiento de manera más eficaz. Un buen tónico hidrata y reequilibra el pH de tu piel, estimula sus mecanismos de defensa y reduce el tamaño de los poros. Su consistencia líquida también ayuda a que penetre rápidamente.
Aplica el tónico con ayuda de un algodón y deja absorber.

PASO 3: APLICA EL SÉRUM
El sérum facial es una fórmula de activos en muy alta concentración y penetra en las capas más profundas de la piel. Hay sérums para diferentes acciones: reparar, iluminar, hidratar, tratar las arrugas…
Este paso no es esencial para las pieles más jóvenes (aunque sí lo recomendamos para todas las edades) pero sí es muy potente en las pieles maduras.
Masajea 2-3 gotas del sérum en tus manos y aplícalo con toquecitos por todo el rostro.

PASO 4: HIDRATA
¿Recuerdas la regla de oro? Los hidratantes suelen ser los productos con textura algo más densa que el sérum, porque están diseñados para absorberse más lentamente. Esto ayuda a sellar la hidratación y proteger tu piel.
Hidratar el rostro es el paso imprescindible en toda rutina de cuidado de la piel. Necesitamos de la humedad para mantener la elasticidad y el efecto barrera (impedir que la piel pierda agua y se deshidrate). Lo mejor es elegir hidratantes con aceites vegetales, ricos en Vitamina E y ácidos grasos, como el aceite de germen de trigo o el de rosa mosqueta.

PASO 5: BLOQUEADOR SOLAR
Los especialistas mencionan que este producto debe usarse todos los días sin excepción, incluso si no sales de casa o solo te asomas por un par de minutos a la terraza. Es ideal buscar un bloqueador que ofrezca una cobertura de gama amplia y que tenga un factor de protección solar (SPF) de 30 o 50+. Sin importar el color de tu piel o edad, es muy importante que utilices protector solar para cuidar correctamente de tu dermis y mantenerla alejada de problemas dermatológicos.
Busca el producto que mejor se adapte a tus necesidades y prepárate para que tu rostro luzca más saludable que nunca.

Si te fue útil esta información, te invitamos a dejar un comentario y seguir disfrutando de nuestro contenido. 😀

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *