Además de algún dolor, la apariencia de nuestros órganos también nos puede dar indicios sobre las enfermedades que podríamos padecer, la lengua no es la excepción y ya