El sarro se forma de la placa que es una mezcla de saliva, bacterias, alimentos y ácidos y, si la placa no se remueve con regularidad, se endurecerá