La menstruación ha dejado de ser ese líquido azul que hacía tan feliz a las mujeres de finales de lo 90 en los anuncios de televisión para ser algo