Normalmente, cuando esperamos un bebé, nuestro cuerpo se ve alterado por los cambios hormonales y, por supuesto, la piel también es mucho más sensible a cambios. Por eso