La alimentación influye en muchos aspectos del organismo, pero también en el estado de ánimo. Para reducir el riesgo de padecer tristeza o depresión es necesario optimizar los