Puede llegar a ser preocupante que, al peinarte, bañarte o simplemente pasar la mano por el cabello ver que este se desprende en cantidades alarmantes, pero no en