Cuando las válvulas de las venas se debilitan o dañan, la sangre que se transporta al corazón puede detenerse y acumularse en ciertas partes; ahí es cuando aparecen